diumenge, 21 de juliol de 2019


He dudado mucho en subir esta acuarela porque no me gusta el resultado, pero estaba condenada desde su inicio y creo que vale la pena explicar porqué. Estábamos Eduardo y yo, dibujando, hablando, dando algún brochazo,.... Un señor que estaba paseando su perro, se nos acercó y comentó que en otro banco algo más alejado, había dos personas que estaban vigilando nuestros movimientos y que si nos decuidábamos nos quitarían lo que pudieran. El es vecino y conocía  y hablaba con conocimiento de causa. Ante esa situación, recogimos y nos fuimos al bar. El trabajo está echo sin un criterio claro y sin ilusión y creo que eso se nota. No es un comentario derrotista y pesimista, solo un aviso por si alguien va a pintar ahí, mejor acompañado.

3 comentaris:

  1. Esta molt be, llastima de l'anecdota que expliques, pero a mí el conjunt m'agrada.

    ResponElimina
  2. Està molt bé que expliquis aquesta "anècdota-advertiment". Mai se sap si un pot caure en una trampa d'aquestes.
    El treball teu (suposo acabat a casa i sense massa voluntat), malgrat això, t'ha quedat molt digne. És més; si no expliquessis l'anècdota, la feina feta tindria un impacte semblant... és el de la qualitat teva, a la que ens tens acostumats. Molt bé!

    ResponElimina
  3. Sabes? Me quede muy preocupado por dos intentos de robo uno muy concreto el día miercoles, en el metro de Cataluña, donde l gente me advirtió sobre un tipo que ya venía por mí lo demás es lo de siempre pero va contra tu salud cardíaca y fisica porque uno cree que aún tiene 20 años!Perdón por olvidar comentar tu preciosa acuarela!!,

    ResponElimina