dissabte, 2 de juny de 2018


Hoy no he quedado satisfecho de lo que he echo y me permito la licencia de subir este apunte del mismo puerto donde hemos estado y que hice ya hace bastantes años, para justificar mi presencia esta mañana. A propósito de la cita de hoy no cabe más que agradecer a Joan Audi, su gestión para poder acceder al barco y poder pintar desde él. Pero aprovecho también para destacar la dificultad que supone encontrarte con algo nuevo, que no has tenido tiempo de estudiar y valorar por donde encontrar la posible acuarela que te satisfaga. Si me hubiera salido una acuarela aceptable seguramente no estaría escribiendo esto. Pero creo que vale la pena apuntar la necesidad de estar seguro de lo que quieres explicar cuando pintamos,máxime teniendo en cuenta la dificultad de nuestro medio, la acuarela. Disculpar el rollo, pero me lo he tomado como un examen de conciencia pictórica. Ahí lo dejo.

3 comentaris:

  1. Va molt be tindre una carpata amb bones aquare-les.Aquesta es estupenda.elcontrast de les barques li dona molta llum.

    ResponElimina
  2. una pequeña falla entre tantos aciertos! Yo te felicito, en especial por tu sinceridad.

    ResponElimina
  3. No he estat amb vosaltres però sí que valoro el comentari d'humilitat i sinceritat de l'Antònio. És veritat que, un nou i diferent context (en aquest cas un magnífic vaixell de vela), resulta un canvi en l'estil habitual que un està acostumat a practicar. A mi m'ha passat això mateix que dius, més d'una vegada. Es fa difícil canviar de perspectiva. Antonio ets un excel.lent pintor i un perfeccionista molt conscient, i això diu molt a favor teu.

    ResponElimina