dissabte, 12 de maig de 2012

Me permito incluir en el blog de los sábados la nota que he escrito en el mío particular y que solo responde a un grito de atención al resto de compañero/as en la práctica de la pintura de exteriores. Si la administración del blog no creyera procedente esta entrada, se puede eliminar sin la menor objeción por mi parte. Gracias.


Desde mi perspectiva de aficionado a las prácticas del arte en general y la acuarela en particular, permitirme esta reflexión, motivada por la salida a pintar de este sábado 12-05-2012.

La gente con cierta sensibilidad hacia el mundo del arte en general y sus prácticas, vivimos en un mundo particular, instalado en una nube en la que todo gira alrededor de la consecución de la expresión idónea, que transmita todo nuestro interior al posible espectador. 
Los acuarelistas en general y concretamente yo, somos (soy) especialmente caprichosos. Pensamos (pienso) que, dada la dificultad técnica que la acuarela como medio de expresión representa, es necesario dotarse de los mejores medios para lograr esa pincelada, esa mancha o ese trazo, que haga de correa de transmisión entre nuestra percepción ocular y sentimental del paisaje, atmósfera, trazo o lo que sea que nos motive y lo que intentemos plasmar en el papel. 
Para ello, te dedicas a buscar qué pelo de pincel es el que se adecua mejor a tu forma de pintar, qué colores y marcas son los que responden mejor a tu idea de expresión, qué caballete es el más ligero y capaz para que los desplazamientos resulten más cómodos, la bolsa de transporte,......... en fin todo un mundo que, al menos en mi caso, no tiene nada que ver con el consumismo compunsilvo y si mucho, con la satisfacción personal de realizar un trabajo en condiciones minimamente aceptables.
Pues bien, esta mañana, después de pintar y mientras comentábamos los trabajos de otros compañeros, alguien ha aprovechado para llevarse mi bolsa con todo el material de pintar que utilizo para los trabajos en el exterior, caballete, colores, pinceles, papel, etc., etc.,..... una faena, todo mi mundo de ejecución. 
Mientras pintas, siempre pasa gente que se para a comentar lo que haces, pregunta sobre los materiales que usas, donde los has comprado, e incluso te hacen fotos, vídeos, es todo muy agradable y ameno. Hoy ha sido igual que otros días, con la diferencia de que alguno/a a decidido no pasar por la tienda y coger mis cosas que las tenía más a mano.
Ahora me toca volver a empezar; comprar colores, caballete, papel, pinceles, bolsa de transporte,...... y lo haré con toda la ilusión que la práctica de la pintura me proporciona, junto a mis amigos que desde aquí les doy mis más sinceras gracias por esa paliza de andar y preguntar que nos hemos dado intentando recuperar mis cosas. Solo quería desahogarme, sacar la rabia del momento (ya está fuera, ya la he sacado) y poner en aviso a quien me lea o siga para que actos así, se repitan lo menos posible.  

2 comentaris:

  1. Creo que todos nos quedamos perplejos cuando tu bolso azul no estaba en el banco de piedra, estaban los nuestros también, y evidentemente esos "fotógrafos" conocian bien la calidad de su contenido. Lo peor de todo, fuera del valor del mismo, es la impotencia que se transforma en rabia y alguna cosita más. Antonio: tu sabes cuánto lo siento y espero que nos sirva de advertencia a todos nosotros. Un abrazo

    ResponElimina
  2. Avui, dia 15 de maig, l'Eduardo m'ha explicat aquest robatori descarat i cabró que et van fer a Montjuïc i, tot llegint el teu llarg comentari sobre el particular, entenc molt bé que escriure'l t'alleugi una mica. I és que, noi, no es pot badar. Hi ha fills de puta que aprofiten el que sigui... encara que consisteixi en quedar-se amb un equip de pintura que —és molt possible— no en fotin res. Haurem de lligar amb cadenes i candaus les nostres pertinences pictòriques.

    ResponElimina